Trasky es un perrito que encontraron vagando por las afueras de un pueblo, totalmente desorientado con el pelo lleno de nudos y comido por las garrapatas. Estaba sin identificar y nadie ha preguntado por él, estamos casi seguros de que alguien se cansó de él y se lo quitó de encima. Cosa que jamás entenderemos, él es el perrito más salado del mundo, cariñoso, juguetón, muy, pero que muy simpático, un pequeñajo encantador. Ahora Trasky necesita una familia que le de todo el amor que se merece, esa familia será muy afortunada.