Vesubio y sus dos hermanitas Sumatra y Tambora fueron recogidos de una nave donde su mama, una gatita callejera los tuvo allí. Los trabajadores los estuvieron cuidando y esterilizaron a la mama hasta que los recogimos. Necesitan una oportunidad de vivir en un hogar y ser muy felices.